Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos.

Silk&Soya, la fusión de tres cocinas